Algunas razones por las que te conviene contratar a un asesor de marketing

Los asesores no son magos. No busques a alguien que arregle tu marketing si tu producto no tiene sentido. No esperes que un asesor se acerque y te haga obtener más clientes si no tienes una metodología que le permita destacarse. Y, por último, no contrates a un asesor para que puedas abdicar el papel tan importante del marketing a un “experto”.

Un asesor realmente bueno no tomará tu dinero a menos que crea que realmente puede ayudarte y, sin importar cuál sea tu necesidad, debes contratar a un consultor para que te ayude en las siguientes áreas.

Necesitas una estrategia real

Un buen asesor te exigirá que inviertas el tiempo necesario en la construcción de una estrategia sólida antes de que diseñes tácticas destinadas a elevar el tráfico. Hasta que no encuentres una manera de cambiar el contexto de cómo tu cliente ideal ve lo que haces y, en efecto, hacer que la competencia sea irrelevante, descubrirás que tus esfuerzos de marketing nunca parecen generar impulso.

Necesitas menos objetivos

Un buen asesor te ayudará a determinar tus objetivos más apremiantes en función de dónde deseas estar en un año, en tres años, en cinco años, y no la próxima semana. Y un buen asesor se asegurará de que el número de objetivos prioritarios en un momento dado sea muy, muy pequeño.

Necesitas establecer tus prioridades y delegar

A veces, en el mundo de las pequeñas empresas “hágalo todo usted mismo”, es difícil detectar las áreas que requieren ayuda externa. Es posible que puedas configurar tu newsletter, instalar algunos complementos en WordPress y diseñar algunos gráficos para tus perfiles de redes sociales, pero el tiempo invertido en este trabajo hace que te estés privando de centrarte en el trabajo más eficiente.

Puede que tengas que atender las cosas mencionadas anteriormente, pero un buen asesor te enseñará a establecer prioridades y a aprender a delegar. De hecho, ¡podría ayudarte a convertirte nuevamente en CEO!

Necesitas arreglar tu conversión

Demasiados dueños de negocios, y lamentablemente algunos asesores, se centran en el tráfico y los “me gusta” cuando la prioridad más alta debe ser la conversión. Cuando puedas descubrir cómo atraer visitantes a tu sitio web, y cómo hacer que compren, puedes construir un negocio significativo.

Una vez que tengas una tendencia de conversión al alza, puedes comprar tráfico con confianza en el hecho de que puedes contar con conversiones.

No puedes mantenerte enfocado /pinche acá/

Uno de los pequeños secretos sucios de la consultoría es que una parte de ti simplemente necesita a alguien que te haga responsable: alguien que te ayude a documentar tus metas y objetivos y luego te golpee con algún tipo de palo cuando te adentres en nuevas ideas y redes sociales porque mantenerse enfocado parece demasiado aburrido.

Una parte de esto se logra mediante regaños y citas fijadas, pero las mayores ganancias se logran cuando tu enfoque comienza a producir resultados. Un buen asesor exigirá métricas vinculadas a los objetivos y te ayudará a procesar y comprender el valor general que obtendrás al alcanzar tus objetivos.

“Bien, ahora puedes ir a revisar el correo electrónico y jugar en Facebook por un momento, pero mañana volverás a cambiar tu plan de marketing.”